PLAN DE NEGOCIO? PLANIFICAR ES ADIVINAR?

El jueves pasado tuve la posibilidad de asistir a una nueva edición de Iniciador Ciudad Real; la ponencia estuvo a cargo de Agustín Cuenca, un “histórico de internet”, informático de profesión y empezador (como a él le gusta denominarse), de un buen ramillete de negocios de éxito, principalmente en internet.

Como siempre, la charla fue fantástica; a través del hilo conductor “historia de un Ferrari”, Agustín fue contando su experiencia y visión sobre la filosofía emprendedora en aras de intentar conseguir uno de los sueños de su vida: poder comprarse un Ferrari… aunque a lo largo de la charla confesó que él monta empresas “para dominar el mundo”, y no para ganar mucho dinero… grandísimo, verdad?

La charla no pudo venir en mejor momento para inspirarme; y es que el otro día escribí algo sobre la pérdida de la productividad en

Rework, 37Signals

las oficinas a partir de una charla publicada en TED de Jason Fried (37signals); un comentario del bueno de JFA me recomendó completar la charla con el Rework, el cual he devorado convenientemente (totalmente recomendable, una oda a las organizaciones flexibles y a las organizaciones manejables de éxito). Y es que algunas de los puntos de vista de Agustín coincidían con algunas de las ideas del libro; de hecho, Agustín comentó en un momento de la charla que la filosofía de 37signals ha inspirado parte de la cultura empresarial de sus empresas.

Hay una idea que Agustín comentó en la conferencia y que 37signals apuntaba en el Rework: Planning is guessing (Planificar es adivinar). Y es que ambos comentan que no tiene mucho sentido planificar a largo plazo, ya que por un lado te ata a realizar “lo que está escrito”, y por otro, nunca se acierta, además de que el mercado cambiante hace que los planes de negocio se quedan obsoletos en seguida. Él propone la interacción y la revisión de los pasos a dar a corto plazo, descartando el largo plazo dentro de su planificación (y especial atención a la gestión de tesorería).

Tanto cuando leí el libro como cuando escuché a Agustín, algo se me murió en el alma… y es que yo soy un total y absoluto convencido de los planes de negocio (si, a largo plazo también)… un compañero mío decía que la diferencia entre un buen plan y un mal plan es tener un plan… hay que tener un plan…

Es cierto que el papel lo aguanta todo, y que los planes pueden ser o no cierto, pero realmente pienso que de inicio es importante contar con un plan de negocio. No porque deba seguirse a pies juntillas ni mucho menos, o porque pueda acertar, sino por otras razones:

  • arranque del proyecto: es importante arrancar el proyecto; y una buena manera de hacerlo es redactando tu plan de negocio, pero sobre todo pensando en todos los puntos que contienen; el pensar en todos los aspectos que contiene un plan “clásico” puede ahorrarte muchos disgustos en el futuro, ya que te va a dejar pensar en muchas de las visicitudes que te puedes encontrar, y que más te vale, por lo menos, haber pensado en ello; pero sobre todo, va a incrementar tu compromiso con el negocio, y sobre todo, va a marcar el hito de arranque. Lo importante de escribir un plan, es el proceso que atraviesas hasta llegar a la versión 1.0. La revisión de la competencia, del mercado, el análisis del proceso de compra de los clientes, el entorno jurídico lega, etc… Cierto que si llevas mucho tiempo metido en tu sector y lo conoces, tu intuición y opinión contará mucho, y prácticamente tendrás tu plan en la cabeza. En caso contrario…
  • autoconvencimiento: el ver los números y un buen calendario de ejecución, con independencia de que luego no se cumpla, te hará quitarte muchos miedos y te convencerás (o no), del proyecto que tienes entre manos.
  • varios escenarios: el que plantees varios escenarios en tu plan de negocio, te va a permitir pensar en qué puede pasar si pasa lo peor… te prepara ante la posibilidad de que se cumpla la ley de Murphy, y de que todo vaya mal.
  • posibilidad de compartir: el escribir tu plan, te permite tener algo en un idioma más o menos internacional, que todo el mundo puede llegar a entender; de cara a pedir opiniones y compartir la información para enseñársela a colaboradores o socios, puede ser importante.
  • exigencias de terceros: el motivo menos importante, es que en ocasiones te lo van a pedir o exigir para acceder a determinadas fuentes de financiación, subvenciones, etc.

Estoy totalmente de acuerdo en que no debe ser un plan único e inamovible, o un dogma de fe, sino todo lo contrario, debe ser un documento flexible, dinámico y cambiante; además, no debemos embebernos en ésta tarea y vivir sólo para planificar estratégicamente nuestra orgnanización, pero sí que sigo convencido de la necesidad de realizar un buen plan de negocio, al menos al principio… o no?, o, vosotros qué pensáis?

Por si os apetece (os lo recomiendo), os dejo el link de la charla de Agustín Cuenca. Ánimo, a por el Ferrari, o a dominar el mundo!!

 

DeliciousEmailTumblrLinkedInTwitterFacebookPinterest

3 thoughts on “PLAN DE NEGOCIO? PLANIFICAR ES ADIVINAR?

  1. Pingback: Rework | JFA
    1. Qué tal, Jacobo? mil gracias a tu comentario; no dejes de echarle un vistazo al libro; merece la pena.

      Permaneceré atento a tu blog; parece ciertamente interesante, sobre todo a uno como yo, que soy un enamorado de Galicia y sus bondades.

      Un saludo,

      Pepe Moral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *