LA BETA ES LA REINA

Copiando la famosa frase del mundo de los inversores (Cash is King), y trasladándola al mundo de los iniciadores de servicios o

cc Scott Ingram

productos innovadores, estoy convencido de que la frase bien podría ser “Beta is King” (o queen, depende de cómo se mire). Y no solamente estoy hablando en el mundo del desarrollo de software, servicios o plataformas de internet, sino en otro tipo de desarrollo de productos o servicios innovadores del “mundo offline”

Y es que por muchos planes que hagamos, por muchas encuestas, opiniones de potenciales clientes y usuarios, expertos, etc. el poder de una prueba real en un entorno controlado es fundamental para el éxito de nuestro proyecto ya que nos permitirá apuntar mucho mejor el foco a nuestro cliente, en cuanto a contrastar el modelo de negocio y las especificaciones diseñadas, a la vez que puede resultar una herramienta de marketing espectacular.

Por otra parte, nos quitará un montón de miedos, inseguridades, y dudas, y soportará nuestro modelo de cara a buscar asociaciones, inversores, colaboradores, empleados…

Para alcanzar éstos objetivos con una buena fase Beta, necesitamos poder:

1. Crear expectativas: es importante darle difusión a la posibilidad de probar un servicio o producto innovador, permitiendo que los potenciales clientes o usuarios se apunten en nuestra web, por ejemplo, de manera que podemos empezar a testar el potencial interés de nuestro producto o servicio antes de la salida de la propia versión Beta. Ésto nos permitirá, con la adecuada estrategia de difusión, contar con un buen ramillete de early adopters que posteriormente nos pueden hacer mucho bien.

Si nuestro producto no es lo suficientemente “engagedizador”, entonces tenemos que pensar en un incentivo para la participación en la Beta.

2. Llegar a tiempo: las ideas innovadoras hay que ponerlas en marcha… antes que otro… y sobre todo, una vez que hemos abierto la posibilidad de apuntarse a nuestra prueba, no debemos dejar enfriar, sino todo lo contrario…

3. Lanzar una versión lo suficientemente “abierta”, pero suficientemente funcional: la versión del producto o servicio, no debe estar tan cerrada como para no poder implementar alguna variación en base a los test de los usuarios, pero debe ser lo suficientemente funcional, o estar lo suficientemente maduro para que recoja realmente el espíritu y ventajas competitivas, que es lo que el cliente finalmente debe valorar.

La Beta no es una fase de pruebas… hay que minimizar los bugs con los que se publica.

4. Realizar una buena selección de los betistas: la selección de aquellos usuarios que van a “disfrutar” de nuestro servicio dentro de un entorno controlado, es quizá una de las tareas más importantes, ya que deben ser lo suficientemente representativos en cuanto a su perfil como para poder aportar valor real con sus opiniones y valoraciones, mientras que por otro lado, deben tener la repercusión suficiente como para poder darle viralidad al servicio, por lo que debemos seleccionar aquellos con un círculo de influencia amplio y representativo.

Qué duda cabe que la Beta es también la reina del marketing, si sabemos cómo enfocarla y con quién. Emplear esfuerzos en intentar llega a determinados usuarios o potenciales clientes es importante; no conviene escatimar en éste sentido, ni conformarse con lo que hay.

4. Realizar una buena planificación del modelo de prueba: define cuánto tiempo va a durar, cómo se va a desarrollar, cómo se van a medir los resultados… uno de los aspectos a considerar es realmente valorar por cuáles partes del producto o servicio aumentado, los usuarios y clientes van a estar dispuestos a pagar, y cuánto.

Contrastar tu modelo de negocio y tus previsiones, y no sólo las características del producto o servicio, debe ser uno de los objetivos fundamentales de la Beta.

5. Hacer algo con los resultados: por último, no podemos dejar de hacer algo con los resultados obtenidos… depura el producto, el servicio, así como todo lo que lo rodea (otros servicios de valor añadido, sistemas de precios, distribución, servicios postventa…), de manera que puedas realizar el lanzamiento con garantías de éxito.

En el mundo actual, Beta is Queen… o no? o, vosotros qué pensáis?

Saludos,

Pepe Moral

DeliciousEmailTumblrLinkedInTwitterFacebookPinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *