SIETE PUNTOS INNEGOCIABLES EN LA GESTIÓN DE PROYECTOS

Últimamente he estado documentándome mucho sobre metodologías ágiles de gestión de proyectos, especialmente metodología Scrum, muy enfocada al desarrollo de aplicaciones informáticas. No en vano, fue evolucionada por desarrolladores de software, tomando su filosofía actual en 2001. Supongo que su origen viene motivado por el fracaso que otras metodologías tradicionales que triunfan en otro tipo de desarrollos, como las descritas en el PMBOK (Project Management Book Of Knowledge), han demostrado en el desarrollo de sistemas.

Pizarra Scrum – cc Mark Ellison

La verdad es que es SCRUM es una metodología que sobre el papel enamora… algo así como el socialismo utópico o la anarquía perfecta; parece que es la mejor manera de afrontar cualquier tipo de proyecto; no en vano, pocos podrán decir que no están de acuerdo con el Manifiesto Ágil, aunque muchos no tienen clara su aplicación práctica real, y no todos los clientes están convencidos, pese a que en equipos bien gestionados parece que ha quedado demostrado su eficacia…

Sin embargo, a medida que me documentaba, más me convencía que muchos de los puntos en que se basa, algunos los hemos venido aprendiendo y aplicando desde hace bastante tiempo a todo tipo de proyectos; concretamente, veo siete puntos que sirven como base para Scrum que personalmente me parecen innegociables para el buen desarrollo de cualquier tipo de proyecto:

  1. Actuar es igual de importante que planificar: no hay que emplear tanto tiempo en planificar todas las fases del proyecto y las actividades que lo componen, sino que hay que identificar los grandes objetivos de cada una de ellas, y tratar de definir las actividades concretas dentro de cada una de las fases y con el aprendizaje de las anteriores. Las planificaciones exactas son una contradicción en sí misma en tanto en cuanto representan estimaciones más o menos exactas (normalmente menos).
  2. Interlocutor único: Lo que en Scrum se llama Product Owner, es lo que siempre hemos llamado Interlocutor Único; a algunos nos gusta identificar ésa figura desde la propuesta comercial de servicios como parte del equipo de trabajo; le interlocutor único es aportado por el cliente y es el encargado de ser la voz y coordinación del equipo dentro del cliente, sirviendo como punto de enlace con éste, y como elemento decisor por su parte.
  3. Continua interacción con el cliente: Imprescindible, basado en el interlocutor único; la transparencia e interacción con el cliente son fundamentales en todo el proceso de avance del proyecto.
  4. “Entregables” frecuentes y definidos: Me parece fundamental que el cliente vea avances e hitos completados frecuentes en el desarrollo de cualquier proyecto. Cada vez que el cliente recibe un entregable, ya sea una serie de funcionalidades resueltas, un informe de avance de proyecto, o un resultado parcial de un estudio, es una oportunidad de validación del trabajo y actividades realizadas, así como de revisión de los próximos pasos a desarrollar.
  5. Ampliaciones de alcances “anotadas”: no debemos insertar con calzador nuevos alcances… éstos no deben negociarse; simplemente anotarse, cuantificarse, y decidir sobre ellos… junto con nuestro interlocutor, por supuesto.
  6. Equipos responsables: gran parte del éxito de los equipos que trabajan con Scrum es la excelencia de los miembros y la responsabilidad que cada uno de ellos tiene sobre las tareas a completar en cada lote. En la medida en que seleccionemos y formemos profesionales para que estén alineados con ésta filosofía de trabajo por objetivos y lotes, los resultados irán siendo mejores.
  7. Planificaciones sostenibles: en línea con la gestión de los miembros del equipo, las planificaciones sostenibles en cuanto a tareas, dedicación, y esfuerzos, son necesarias para la consolidación de los equipos, el crecimiento de sus integrantes, y para anfianzar cualquier metodología. Deben acabarse las planificaciones de 45 o 50 horas que algunos sufrimos en nuestras carnes de asistentes o junior.

Con independencia del “nivel de agilidad” con que cuente nuestra metodología, cuidando éstos siete puntos, conseguiremos que nuestros proyectos no sean una caja negra en la que todas las partes están esperando impacientemente su momento de negociación, renegociación, discusión y cabreo… o no?, o, vosotros qué pensáis?

Os dejo un inspirador vídeo de uno de los maestros del scrum. Medianilla, tremendamente ilustrativo sobre los potenciales resultados de no observar los puntos anteriores… No os lo perdáis!

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=oin0yjLyU50&w=480&h=390]

DeliciousEmailTumblrLinkedInTwitterFacebookPinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *