¿Hubieras trabajado en la Estrella de la Muerte?

Habéis visto la escena de Clerks en la que debaten sobre la destrucción de la segunda Estrella de la Muerte?

y tú? qué piensas? haces caso al corazón, o al bolsillo? alguna vez has aceptado trabajos para la administración o para clientes aunque supieses que éticamente dejaban mucho que desear? La tentación de aceptar determinados proyectos es mucha, aunque sepamos que corremos el riesgo de claudicar en cierta medida muchas de las cosas que pregonamos en redes sociales; dónde está el límite?

Pero dejando de lado el plano ético… los riesgos de no saber decir que no a los trabajos son muchos. No estamos hablando de acabar explotando por el disparo de Lando Carlrissian o tiroteado por un mafioso; los riesgos mal calculados de cualquier proyecto que aceptamos por exigencias de la cartera aún sabiendo que pueden ser nuestra Estrella de la Muerte, pueden, a la larga, generar efectos indeseados que no teníamos previstos, como pueden ser sobrecostos en los que no habíamos caído por falta de experiencia, pérdida de la confianza del cliente, unido a las malas referencias posteriores, falta de autoestima, etc.

Antes de plantear una propuesta, no está de más analizar si realmente cumple con los criterios y valores estratégicos, técnicos y éticos, es decir:

– Aporta valor a mis planteamientos estratégicos? análisis del grado de adecuación del proyecto o enfoque de la propuesta a los objetivos que quiero conseguir; todo lo que se aleje de ésto, nos puede dar cash a corto plazo, pero serán recursos con un coste de oportunidad alto a no ser empleados en aquello que realmente nos reportará valor.

– Son nuestros zapatos? “zapatero, a tus zapatos”; no está mal salir de tu zona de confort e intentar cosas nuevas, pero entonces estaríamos hablando de experimentos, que se hacen con gaseosa o con cualquier otra cosa…. pero hacerlo con clientes, y cobrarles por tus costes de aprendizaje (en el mejor de los casos), puede ser contraproducente.

– Éticamente me supone algún problema?: hay que tratar de ser consecuente con nuestra “estrategia” y planteamientos personales; dormirás mejor por las noches 😉

Aprender a decir que no, centrarnos en aquello que sabemos hacer, y no “traicionar” a nuestros planteamientos estratégicos, nos pueden ahorrar muchos dolores de cabeza. Más vale un minuto colorado que cien amarillo… o no?, o, vosotros qué pensáis?

Pero claro, todo esto es un poco exagerado… y si no, que se lo digan a los de Sacyr

…y además, el tema de la Estrella de la Muerte, enlaza con un proyecto personal coming soon… permaneced atentos a las pantallas si queréis un Star Wars original…

DeliciousEmailTumblrLinkedInTwitterFacebookPinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *