Empezando a mejorar

Aproximadamente llevo unos cuatro años “corriendo”…. empezé como todo el mundo: después de haber leído mucho sobre los beneficios, y tener claro algunas opiniones de algún amiguete de los grandes como la de “antes correr era de cobardes, ahora es de emprendedores!“, me decidí a empezar.

Al principio, no era capaz de correr ni diez minutos seguidos; poco a poco, empecé a obtener mejores resultados tanto en distancia como en tiempos, pero no conseguía continuidad; no sabía cómo mejorar ni cómo entrenar, y avanzaba muuuuy despacio, tratando de poner en práctica todo aquellos que ves en los diferentes foros y sitios de internet.

El año pasado decidí motivarme apuntándome a una carrera de 10KM; seguí un plan de entrenamiento estándar de estos que se publican en internet… La carrera fue bien (ja, ja), y en seguida hubo otra.

plantearnos un objetivo claro es el primer paso para tratar de marcarnos un plan de acción

Accidentalmente, a finales del año pasado, coincidí con Pedro, mi actual entrenador (bueno, actual y realmente, el único que he tenido). En seguida empezamos a colaborar en varios aspectos, y junto con él, he marcado nuevos objetivos y un calendario más ambicioso para éste año, que poco a poco iré contando; además, detectó que sin contar con el apoyo de un Nutricionista no íbamos a llegar muy lejos… los que me conocen saben por qué 😉

La semana que viene empiezo a “competir”, pero lo más importante es que en un mes y medio de trabajo orientado y detallado, he bajado más de siete kilos, me encuentro mejor y he mejorado mucho más que en cuatro años de estudios personales, revisión de opiniones, investigaciones por mi cuenta, etc….

En definitiva, he dejado de ser un Walking Dead por los campos de Castilla, y esto es sólo el principio.

 Ganar una liga sin entrenador, es una batalla perdida… ¿Por qué algo tan obvio en el mundo deportivo nos cuesta tanto de aplicar en el mundo de los negocios?

Cuántas veces queremos obtener resultados grandes sin contar con colaboradores expertos en las áreas de mejora que nos interesan, y lo único que conseguimos en ponernos más trabas de las que deberíamos tener, y estancarnos cuando deberíamos mejorar.

Da igual si contáis con un entrenador, un coach, un consultor, un compañero, o con un socio de valor añadido, pero es importante buscar la persona o personas que os puede ayudar a acelerar aquellos puntos de mejora o fortalecimiento.

En mi caso, sin un objetivo claro y sin la ayuda de un Pedro y un Luis, seguiría dando tumbos como un elefante camino del cementerio, y no hubiese llegado demasiado lejos; en el tuyo, analiza qué te hace falta y empieza a mejorar buscando el apoyo necesario.

….pero seguro que me olvido de algo…. Objetivo, orientación, y…. cuál puede ser el tercer factor clave para empezar a mejorar?

DeliciousEmailTumblrLinkedInTwitterFacebookPinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *